viernes, 22 de marzo de 2013

Rutina de belleza para una piel sana

Rutina de belleza para una piel sana
Para saber cuál es la rutina de belleza más adecuada para nuestro cutis, es necesario conocer primero cuál es nuestro tipo de piel; sólo así podra lucir más saludable y en mejor estado.
 
Existen varios criterios para clasificar los distintos tipos de piel, sin embargo la mayoría concuerda en que los más comunes son cuatro:

1. Normal
Es la que muchas envidian y desearían tener, puesto que su composición es bastante armoniosa. Las secreciones sebáceas son normales y no suele haber acumulaciones de grasa, lo que la hace flexible, suave, con los poros apenas visibles y con carencia de imperfecciones. 
Los cuidados que precisa son bastante sencillos:
■ Utilizar en el día cremas hidratantes para pieles normales, mientras que en la noche son mejores las nutritivas.
■ Hacer una limpieza matutina y nocturna sin utilizar jabón sino geles, espumas u otros, además de incluir un tonificador sin alcohol, para evitar la resequedad.
■ Exfoliar una vez por semana, preferiblemente utilizando mascarillas de ingredientes naturales.
 
2. Seca
Es áspera, carece de brillo y tiene los poros muy finos, por lo que las glándulas sebáceas no segregan lo suficiente para mantenerla hidratada Igualmente, es muy propensa a descamarse y a la aparición de arrugas de manera prematura. 
Su composición se logra equlibrar de la siguiente manera:
■ Usar a diario cremas hidratantes para que actúen como una barrera protectora contra las agresiones del medioambiente; esto también permite que tenga más elasticidad y suavidad.
■ Aplicar mascarillas hidratantes especializadas al menos una vez cada dos semanas.
■ La alimentación juega un papel muy importante en estas pieles: es fundamental tomar mucha agua e ingerir bastantes frutas y verduras.
 
3. Grasa
Suele tener un tono muy brillante y es propensa a la aparición de las espinillas y el acné, ya que la producción de grasa es muy alta. Por lo tanto, necesita un tratamiento seborregulador que a su vez la hidrate.
■ Diariamente es necesario el uso de toallitas desmaquillantes y otros productos específicos que retiren el exceso de suciedad y de células muertas.
■ Es importante mantener una higiene muy escrupulosa, además de utilizar a diario tonifica-dores y astringentes.
■ La exfoliación semanal es clave en el tratamiento.
■ Si se trata de pieles excesivamente grasosas, pueden existir problemas hormonales o de metabolismo. Por ello es indispensable mantener una buena alimentación alta en verduras, frutas y reducida en alimentos fritos, grasosos y dulces. 

4. Mixta
Este tipo de piel suele presentar muchos brillos en la zona T (frente, nariz, mentón) mientras que sus alrededores son secos o incluso normales. En algunos casos la presencia de puntos negros es muy evidente, a gualo que la aparición de espinillas es una zona específica. El cuidado de este tipo de cutis es más delicado. 
■ Emplear mascarillas hidratantes para todo el rostro, al menos una vez al mes. 
■ Aplicar geles o espumas de limpieza profunda, que a la misma vez brinden una buena hidratación.
■ Utilizar tónicos que ayuden a vivificar, cerrar los poros, refrescar y suavizar.
■ Agregar cremas purificantes en la zona T.

Se debe tener presente que la piel no siempre es la misma a lo largo de todo el año. Esto quiere decir que la exposición al sol, al frío, a los aires acondicionados; las variaciones hormonales, el estrés, el tabaco entre otros elementos, pueden afectar y alterar la composición del cutis. 

Es importante estar pendiente de los cambios que ocurran y aplicar los productos apropiados a las determinadas situaciones; esto mantendrá equilibrada la cantidad de grasa en la superficie, y evitará la acumulación de toxinas que puedan causar alteraciones. Las visitas al dermatólogo siempre deben hacerse de manera anual, para que aconseje un tratamiento apropiado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...