domingo, 2 de mayo de 2010

Recetas para tener una piel de terciopelo


Para lograr un rostro de terciopelo, es necesario:

Limpiar profundamente. Este paso es indispensable para eliminar a diario la suciedad del rostro y aumentarlos beneficios de la crema o tratamiento que te apliques a continuación. Mezcla 4 cucharadas de yogur, 2 de miel y 3 gotas de aceite esencial de manzanilla. Extiende el preparado con una brocha como las del afeitado realizando movimientos hacia arriba y hacia fuera.

Exfoliar con avena. Mezcla dos cucharadas de avena molida con una de yogur natural y otra de miel. Frota delicadamente el rostro con esta pasta cuando te duches, haciendo movimientos circulares suaves, y aclara con agua tibia. Después seca bien el cutis dando golpecitos con una toalla y aplícate tu hidratante habitual. Realiza esta exfoliación natural dos veces por semana si tu piel es grasa y una vez si es normal o seca.

Hidratar con el germen de trigo. Es unos de los mejores hidra¬tantes naturales que existen, sobre todo si tu piel es seca. Para preparar un cosmético casero, derrite al baño María 1 cucharada de cera de abeja, 1 de manteca de cacao, 1 de karité y 3 de aceite de germen
de trigo. Calienta 2 cucharadas de agua de rosas o azahar e incorpórala a la mezcla cuando esté bien derretida. Bate y cuando el preparado esté tibio, añade 3 gotas de esencia de rosas o de azahar. Aplícalo cada mañana después de limpiarla cara.

 
Para tener una piel suave en todo el cuerpo, se debe:
Tomar un baño exótico. Mezcla 3 gotas de vainilla, 10 de zumo de limón, una taza de azúcar, 3 cucharadas de aceite de coco y 4 de leche. Prepara un baño con agua no muy caliente y vierte unas gotitas de aceite esencial de rosas. Sumérgete en el agua y, pasados 10 minutos, extiende la mezcla que has preparado por todo el cuerpo con una esponja, insistiendo en las zonas más ásperas. Aclara con agua templada y aplica la loción hidratante. La piel estará suavey lisa y notarás una agradable sensación da frescor.

El efecto de la sal. Humedece 75 g de sal gorda con agua y remueve hasta que obtengas una pasta. Usa una pequeña cantidad para friccionar, con gestos circulares y ascendentes por toda la piel, excepto la delcuelloyel pecho, durante 10 minutos. Aclara con abundante agua (alternando templada y caliente) y dirige chorros a las piernas para activar la circulación y favorecer la exfoliación.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...