sábado, 13 de noviembre de 2010

Cómo cuidar los senos para mantenerlos firmes y sanos?


Hay que tomar medidas para evitar la deshidratación de la piel de los senos. Si se toman baños de sol con los senos desnudos, por ejemplo, deben protegerse con cremas o lociones apropiadas para minimizar el efecto abrasador de los rayos ultravioleta del sol.

- Los baños de sol deberán ser graduados. Se empieza por períodos de pocos minutos y va aumentándose poco a poco el tiempo de exposición al sol. Desde luego, nunca debe aumentarse tanto que se produzca una quemadura; ésta no sólo sería dolorosa sino, además, precipitaría el proceso de envejecimiento de la persona.

- Es preciso evitar el relajamiento de los músculos que le sirven de apoyo a los senos (los pectorales). No se trata sólo de hacer ejercicios apropiados, sino de evitar los grandes aumentos de peso que fuerzan a los músculos y después los debilitan. Además, por la ley de gravedad, un peso mayor obligará a esa masa crecida a "caerse".

- Hay que evitar también las variaciones de peso; es decir, bajar de peso y volver a aumentar los kilos perdidos. Esos cambios constantes o frecuentes perjudican la forma del seno y debilitan los pectorales.

- Hay que cuidar la piel de los senos, particularmente cuando éstos han aumentado considerablemente de volumen durante el embarazo. El gran peso tiende a inclinarlos hacia abajo y esto afecta la textura o firmeza de la piel que los envuelve. Es por ello tan importante que durante esta etapa se empleen cremas lubricantes que contengan elastina o productos apropiados para mantener la tersura de la piel. Son especialmente efectivas las que son preparadas a base de placenta.

- A medida que vaya entrando en la etapa de la madurez -y, sobre todo, cuando se está saliendo de ella para enfrentar la menopausia- el uso de esas cremas y lociones beneficiosas para la piel es más importante que nunca. k  Ingiera diariamente las cantidades apropiadas de vitaminas y minerales; es básico que si le falta alguno o lo tiene en el organismo en una proporción muy baja, tal desequilibrio puede alterar la textura de la piel y la firmeza de los senos. 
- Hay que cuidar que la alimentación sea balanceada; es decir, que incluya los elementos nutritivos básicos: proteína, grasa, carbohidratos y fibras.

- Hay que evitar los alimentos y golosinas que pueden perjudicar la belleza de los senos. Entre ellos se hallan los chocolates, los dulces, las cremas, etc. Por supuesto que se trata de un gran sacrificio, sobre todo si se acostumbra a eso desde que se entra en la pubertad y se mantiene durante toda la vida. Pero los resultados son óptimos, porque así no sólo puede ostentarse una gran belleza en los senos durante los años de juventud y madurez, sino que retarda el deterioro de este atributo femenino.

- El uso de cremas abrasivas (con moderación, naturalmente) para limpiar la piel de los senos de células muertas o deterioradas -que impiden que las células nuevas se muestren en todo su esplendor; es algo básico. Inmediatamente después de una abrasión de ese tipo, deben humedecerse bien los senos con una loción o crema humectante para retener esa humedad.

- Un cirujano plástico especializado en la belleza de los senos puede aplicar micro-inyecciones de silicon para rellenar aquellas partes que se han hundido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...