viernes, 3 de diciembre de 2010

El uso del nogal en la cosmetología natural


Originario de Oriente, es un árbol hermoso y tupido que alcanza más de 20 metros de altura, muy conocido y apreciado por la fresca sombra que da. Se caracteriza porque el tronco tiene una corteza de color gris cenizo.

Las hojas son imparipinnadas, compuestas por 7 ó 9 folíolos, de forma oval, con los extremos puntiagudos y de un color verde bastante intenso. Los frutos del árbol son conocidos en todas partes: las nueces. En América del Norte se cultivan otras variedades: el nogal negro y el nogal blanco.

De este árbol se aprovechan las hojas, la madera y los frutos; de estos últimos son útiles tanto la semilla (la nuez), como la parte carnosa que la envuelve: el concho. Las semillas se consumen como postre. Se emplean en la preparción de confituras y de un licor: el nocino, que se hace con nueces verdes.

En Francia y Alemania las utilizan para extraerles el aceite. El que se obtiene de la primera presión es de un olor y sabor suaves y de color amarillo, más bien claro; el de la segunda presión es más oscuro, y de sabor y olor más intensos. Suelen falsificarlo con otros aceites, como el de sésamo, linaza o algodón.

El concho se recoge en los meses de otoño, cuando el fruto está maduro, con el que se prepara el concho de nuez, muy útil para teñir madera. Las hojas se recogen en verano y se secan para conservarlas por sus características astringentes. Los cocimientos son útiles para tratar las úlceras.

Propiedades cosméticas: Con las hojas se preparan tisanas para aliviar los síntomas de la menopausia. Las decocciones son empledas como higiénicos lavados vaginales, y en baños relajantes y refrescantes.  Las nueces son útiles en la preparación de mascarillas para las pieles secas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...