sábado, 27 de noviembre de 2010

El eucalipto en la cosmetología natural

Se conocen más de cuatrocientas variedades de esta planta, la cual es originaria de Australia y de Tasmania. Se cultiva en los trópicos y en la Europa Meridional.

La más común y conocida de todas es el eucalyptus globulus, que pasa de los 30 metros de altura y puede llegar hasta los 100. Sus hojas son lanceoladas y falciformes. Muestran un color verde grisáceo y un olor inconfundible.

Sus flores son axilares, blancas y muy olorosas. La corteza es fácil de desprender, y rica en sustancias tánicas, de amplio uso en el curtido de pieles.

Las hojas del eucalipto se emplean en medicina, en forma de tintura o de infusiones, como antiséptico y anticatarral.

De ellas se extrae un aceite esencial, que es fluido e incoloro, pero que tiene un sabor y un olor muy aromáticos. Con esta planta se elaboran desinfectantes y otras preparaciones que se utilizan para fricciones e inhalaciones. La semilla puede emplearse para preparar pinceladas, y al igual que las hojas, para inhalaciones.

Propiedades cosméticas:
Por su agradable aroma, las hojas se utilizan en la preparación de aceites y bolsas de baño. La decocción sirve para lavados vaginales cuando se hace necesario reforzar la higiene.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...