sábado, 17 de diciembre de 2011

Especial de diciembre: Cómo elaborar tu propia agua de rosas


El agua de rosas es, tal vez, uno de los tónicos naturales más populares y que se puede elaborar en la comodidad de nuestras casas.

Como tónico, ayuda con el mantenimiento del equilibrio epidérmico y se usa después de las mascarillas para cerrar los poros y devolver a la piel su estado de normalidad.

En otras palabras, el agua de rosas aporta, pues, una acción vasoconstrictora, sedante, local, antiséptica y astringente.


Forma de preparación del agua de rosas
Es importante primeramente saber que se debe usar rosas cultivadas en el propio jardin o en algún lugar donde no utilicen químicos para conservarla. Tampoco conviene las de invernadero, ya que han perdido su aroma.

Para extraer la máxima cantidad de agua, se hará preferiblemente en los días más soleados.

Poner, en un tarrito de cristal transparente, los pétalos de una o dos rosas rojas y olorosas. Cerrar bien y poner al sol en las horas del mediodía. Al cabo de 2-3 horas las flores habrán destilado una agua muy preciosa mezclada con el aceite esencial.

Aplicar sobre rostro y cuello y guardar lo que sobra en la nevera, pero no más de 24 horas. Este procedimento es la forma más completa de disfrutar de sus propiedades.

Una vez se obtiene el agua de rosas, se puede utilizar, como ingrediente, en diferentes recetas de cosmetología natural como los siguientes:


Tónicos instantáneos para piel grasa con agua de rosas
Ingredientes
3 cucharadas de agua de rosas
el zumo de media naranja.

Preparación
Mezclar el agua de rosas y el zumo de naranja en un recipiente y aplicar la mezcla sobre el cutis con una bolita de algodón. Dejar actuar unos minutos y aclarar con abundante agua fría.


Crema nutritiva para piel normal con agua de rosas
Ingredientes
10 g de cera de abejas
2 cucharadas de aceite de oliva
2 g de alcohol cetílico rayado
20 cl de agua de rosas.

Preparación
Derretir la cera de abejas en un cazo al baño María removiendo constantemente con una espátula de madera. Agregar, cuando esté totalmente líquida, el aceite de oliva, sin dejar de remover.

Retirar el cazo del fuego, agregar el alcohol cetílico rayado y el agua de rosas y remueve bien.

Guardar, una vez fría, esta crema en un tarro de cristal con tapón de rosca de forma tal que quede herméticamente cerrado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...