domingo, 23 de junio de 2013

Con el verano...¡Cuídate del sol!

El uso diario del protector solar es una herramienta muy útil para prevenir la aparición de arrugas y un escudo que te resguarda de los daños causados por la exposición constante. Hay un protector ideal para cada tipo de piel, encuentra el mejor para ti.
 
Según el tipo de piel

Para la piel grasosa.
Elije un protector no comedogénico, sin aceite, con base de agua. Si tienes problemas con el acné, las fórmulas ligeras que contienen oxybenzone cuidarán de ti. Si estás bajo tratamiento médico, aplica tu medicamento 20 minutos antes del protector solar.
 
Para la piel sensible.
Selecciona un producto hipo alergénico, sin aceite, fragancia o PABA (ácido para-amino benzoico).
 
Para la piel seca.
Las personas de piel muy sensible, que se irritan con facilidad o alérgicas deben evitar los productos elaborados con alcohol o preservantes. En su lugar, deben utilizar fórmulas hipo alergénicas, sin aceite, fragancia o PABA.
 
Recientes estudios afirman que los niños de hoy reciben 40% más rayos UV que sus padres. Su piel es más sensible y susceptible a los peligros de la radiación solar que la piel de los adultos. Conoce las precauciones que debes considerar para cuidar de ellos.
 
Protección para los niños

Menores de 6 meses.
A esta edad, no debemos exponerlos al sol. En actividades al aire libre procura mantenerlos a la sombra, cubrirlos con un sombrero, paraguas, ropa protectora y lentes oscuros.
 
Mayores de 6 meses.
Es recomendable el uso diario de protección solar con 15 SPF o más. En pieles muy blancas y sensibles, es preferible 30 SPF, sin fragancia o colores artificiales. Los de barra son muy efectivos para la cara y el aerosol, muy práctico para el resto del cuerpo. Aplica una capa nueva que cubra todo el cuerpo, después de nadar o jugar. Consulta a tu pediatra con el fin de que te recomiende el mejor producto para la piel de tus hijos.
 
Qué hacer con las quemaduras solares?
 
Si a pesar de todas las precauciones, el sol quema la piel de tu hijo, esto es lo que debes hacer para aliviarlo.
 
Coloca compresas frías sobre la piel quemada y dale de tomar agua para hidratarlo.

Aplica un gel con aloe para aliviar la sensación de ardor.

Si es necesario, dale de tomar acetaminofén o iboprufeno para el dolor. Consulta a tu pediatra sobre la dosis adecuada.

Si aparecen ampollas no apliques ningún producto. Si hay fiebre o cambios de ánimo, busca ayuda médica.
 
Visita a tu dermatólogo anualmente, especialmente si tu familia tiene antecedentes de cáncer, si notas irregularidades en tu piel, cambios de color, volumen o forma en algún lunar.
 
Recomendaciones para cuidar tu piel
 
Protector solar. Escoge el indicado para tu tipo de piel y tu estilo de vida. Aplica una capa generosa de 15 a 30 minutos antes de exponerte al sol. Si nadas o practicas deportes, utiliza un protector resistente al agua incluso en días nublados.
 
Horas peligrosas. La exposición prolongada a los rayos UV puede causar envejecimiento prematuro y cáncer en la piel. Reduce al mínimo la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos UV son más intensos y dañinos.
 
De los pies a la cabeza. Cúbrete con un sombrero en lugar de una gorra. Un sombrero de ala ancha aisla tu cara, cuello y tus orejas del sol. Las piezas de ropa con factor de protección ultravioleta (UPF), son una barrera perfecta para protegerte del sol.
 
Protector para labios. Selecciona un producto con factor de protección solar (SPF). Las barras labiales con SPF 15 o más son las más recomendadas. Aplica una capa nueva cada dos horas.
 
Belleza tropical. Los labiales con brillo, el aceite para bebé y la vaselina, amplifican los rayos UV. Evita su uso si tu trabajo o estilo de vida te obligan a estar bajo el sol.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...