sábado, 27 de noviembre de 2010

Consejos para elaborar y conservar cosméticos naturales


Podríamos decir que el anhelo por tener y conservar la belleza es tan ancestral como el hombre mismo. En todas las culturas antiguas se encuentran tratamientos de belleza, muchos de los cuales son valiosos aun hoy en día.

Esto es comprensible si se considera la enorme diferencia que existe entre los cosméticos químicos y los naturales, semejantes a los antiguos, preparados en casa donde los ingredientes son aceites vegetales con propiedades curativas, grasas naturales, extractos de plantas y aromas exquisitos de aceites esenciales.

Las plantas empleadas en los tratamientos de la piel poseen diversos elementos curativos y de belleza, por ejemplo:

• Acido tánico -astringente y antiséptico, cierra los poros de la piel y es antiinflamatorio-.

• Sílice -fortalece el tejido conectivo, es cicatrizante, activa la circulación de la sangre y depura la piel-.

• Mucílago -calmante y curativo-.

Además, los aceites esenciales de las plantas son estimulantes y antiespasmódicos y tienen una acción curativa y tonificante de la piel. Asimismo, los ácidos de las frutas, que se han empleado desde tiempos inmemoriales en la cosmetología casera, suavizan y dan brillo y lozanía a la piel.

En contraste, los cosméticos y tratamientos comerciales utilizan aceites minerales y perfumes sintéticos, sustancias químicas y conservadores. Aunque los cosméticos comerciales más caros y sofisticados son publicitados como un elemento valiosísimo para la salud, juventud y belleza de la piel, es claro que la cosmetología casera posee fórmulas y conocimientos muy efectivos.

Los ingredientes para la elaboración de los tratamientos aquí indicados se consiguen en las farmacias o boticas que venden artículos a granel. Las fórmulas que requieren mezclar los ingredientes pueden prepararse en estos establecimientos. Si bien es cierto que muchos elementos aquí utilizados saldrán directamente de su cocina.

Conservación de los cosméticos y tratamientos naturales
Es obvio que estos tratamientos naturales, precisamente por no tener conservadores, son perecederos.

En general, las mascarillas de fruta e ingredientes frescos deberán utilizarse de inmediato.
• Las lociones duran, por lo general, tiempo indefinido.
• Las cremas deben conservarse en un lugar fresco y duran de 4 a 6 semanas. Nunca deben usarse rancias.
• El vinagre de manzana, hecho en casa, debe guardarse en el refrigerador.
• Los shampoos hay que usarlos apenas preparados para que se mantengan en buenas condiciones hasta terminarlos.
• Los polvos deben guardarse en un frasco limpio y bien tapado.
Recipientes
• Los aceites esenciales, las tinturas y las lociones faciales deben envasarse en botellas oscuras.
• Las cremas para el cutis se guardan en frascos de vidrio o porcelana bien limpios.
• Antes de utilizarlos, frótelos con alcohol para asegurarse de que queden libres de gérmenes que puedan contaminar la preparación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...